jueves, 20 de marzo de 2014

The Grand Budapest Hotel

Sinopsis: Gustave H. es uno de los legendarios conserjes del famoso hotel europeo The Grand Budapest. Gustave entabla una amistad con Moustafa un joven empleado al que toma como su protegido. Pero cuando en el hotel ocurre el millonario robo de una pintura, todos los ojos apuntarán al famoso conserje. 




Interpretes: Adrien Brody, F Murray Abraham, Jedd Goldblum, Jude Law, Mathieu Amalric, Ralph Fiennes, Willem Dafoe
Director: Wes Anderson
Guionista: Wes Anderson
Director de fotografía: Robert Yeoman
Música: Alexandre Desplat
Montaje: Barney Pilling




 





 Un Hotel De Mil Estrellas


El gran problema en la carrera de Wes Anderson fue haber hecho “The Royal Tenenbaums”, ya que esa película tiene como calificación un diez; es perfecta por donde se la mire. Entonces a partir de ahí, fue esperar que siga metiendo por el resto de su carrera un diez atrás del otro. Aunque eso no suele ser así; los picos son precisamente eso y el bueno de Wes lo obtuvo muy temprano en su historial cinematográfico. Es bueno remarcar a su vez, que luego de haber llegado a su nota máxima, nunca bajó de los siete puntos, así que cada nueva realización es esperada con ansiedad por aquellos fanáticos conocedores de sus trabajos (Y yo me encuentro en este grupo). A Wes Anderson se lo ama o se lo odia. Es algo que hay que saber de entrada si nunca viste ninguna de sus realizaciones.

Nos encontraremos nuevamente con esa forma tan particular de filmar que lo distingue del resto. Las escenas pasan por delante de la cámara fija como si fuera montada para que el cuadro tome movimiento casual por delante del lente. Solo hay cámaras móviles en aquellas escenas con travellings que acompañan el movimiento del actor centrado. Da la impresión que fuera uno de esos cuadros de Harry Potter donde sus personajes cobraban vida dentro del marco. Otro aspecto a destacar es el color. Solo tres directores en la actualidad logran hacerlo con maestría: Wes Anderson, Zhang Yimou y Jean-Pierre Jeunet. La elección de la música es sublime ya que acompaña todas las tomas aportándoles el soporte adecuado a lo que estamos viendo. Acompaña pero no interfiere. Una vez más el relato es por capítulos y con una voz en off que nos cuenta la historia que estamos viendo. Y si, nuevamente aparecen las maquetas. Desde el hotel que da título a la película hasta una persecución de esquí, aportan para darle esa magia que uno como admirador de este director va a ir a buscar y que agradece que aparezcan nuevamente. Otra vez, también, es acompañado por un seleccionado de actores que uno no suele ver actuando juntos.  

En “Grand Budapest Hotel”, se lanza decididamente a la comedia, pero no de esas comedias que uno sale con la mandíbula desencajada, sino de esas que uno se siente cómplice de aquellos que nos cuentan una historia. Uno saldrá del cine con el regocijo del disfrute y la sensación de tener una sonrisa pegada en el rostro imposible de sacar por un buen rato. Es de esas caricias que uno quiere recibir y que disfruta al sentirlas.

Notará el lector vivaz que casi no he mencionado absolutamente nada de qué trata esta historia. Creo que no hace falta, es sublime por todos lados. Hay que sentirse muy maduro como realizador para apuntarle a una comedia sin caer en el clisé fácil o en el chiste obvio y soez, y que además transforme toda su obra en un sello inconfundible. Como yo disfruté desde el inicio hasta el último de los títulos sin encontrarle ni una sola falla y por hacerme salir del cine con el pecho ancho de tanto placer, se merece nuevamente, una nota consagratoria. 


Puntuación: 10 Favitos.-
 

3 comentarios:

  1. Tremenda crítica! Generan aún más ganas de ir a verla...
    Me gusta que no ya estes Spoileando!
    Segui así!

    ResponderEliminar